Inicio La Visión Retina / Vitreo Trombosis Vasculares Retinianas

Trombosis Vasculares Retinianas

Trombosis Vasculares RetinianasDenominamos trombosis vasculares retinianas a las oclusiones que se producen en las ramificaciones vasculares que nutren a la retina, tanto en venas como en arterias.

Las obstrucciones vasculares tienen su origen bien en la formación de coágulos en el interior de los vasos (trombos) o bien a partir de coágulos formados a distancia que tras desprenderse de las paredes y viajar por el torrente circulatorio, impactan sobre los vasos retinianos (émbolos), e impiden el normal funcionamiento del sistema vascular.

En la génesis de los trombos retinianos tienen especial relevancia los llamados factores de riesgo cardiovascular, especialmente la Hipertensión Arterial Sistémica, así como la hipercolesterolemia, la obesidad, el tabaquismo y la Diabetes Mellitus. También tienen trascendencia enfermedades generales que predisponen al incremento de la viscosidad sanguínea, como el Síndrome Antifosfolipido por ejemplo.

Otros factores  a nivel local no menos importantes son tanto el Glaucoma hiperbárico (es decir con presión intraocular elevada) así como el incremento de la presión intraocular por otras causas, como los traumatismos, ya que pueden favorecer el colapso de las paredes vasculares.

Dentro del espectro de las oclusiones vasculares distinguimos por las implicaciones clínicas y pronósticas, y sobre todo por criterios anatómicos,  aquellas que se producen sobre arterias de las producidas en el sistema venoso:

 

Obstrucciones venosas Obstrucciones arteriales
Obstrucción de Vena Central de Retina (OVCR) Obstrucción de Arteria Central de Retina (OACR)
Obstrucción de rama venosa (ORV) Obstrucción de rama arterial (ORA)

 

En líneas generales, las obstrucciones venosas son más frecuentes que las arteriales, especialmente aquellas que afectan a las ramas de la red venosa (ORV).

 

Obstrucción venosa de la retina:

Oclusion vasos retinianosLos pacientes afectos de Obstrucción venosa suelen consultar al Oftalmólogo presentando un cuadro de pérdida de agudeza visual indolora de un solo ojo, que puede afectar a todo el campo visual (OVCR) o a una sección del mismo (ORV).

Tras el proceso agudo, el paciente puede experimentar una mejoría de su agudeza visual en el trascurso de los meses o no, dependiendo en parte de la extensión de la obstrucción venosa así como de la repercusión funcional de la misma, por lo que se recomienda la visita a un Oftalmólogo especialista en enfermedades retinianas en la mayor brevedad posible, para poder hacer una primera aproximación diagnóstica, terapéutica e incluso pronóstica del cuadro clínico.

Una de las complicaciones asociada a la Obstrucción venosa es el acúmulo de líquido a nivel retiniano, concretamente en el área macular lo que denominamos Edema Macular. Es entendible que esto suceda así ya que es el sistema venoso el que se encarga del retorno circulatorio y en una situación de colapso, el retorno no se produce de la misma forma que en condiciones fisiológicas.  El acúmulo de líquido a nivel de la mácula puede conllevar una peor recuperación de la agudeza visual final.

Hoy en día disponemos de la tecnología conocida como Tomografía de Coherencia Óptica (OCT) de última generación, que nos permite realizar una valoración rápida y eficaz de dicha situación, así como una monitorización del curso natural del edema macular o tras su tratamiento.

Cuando las condiciones médicas son las adecuadas, se puede instaurar tratamiento en el ojo afecto de edema macular secundario a obstrucción venosa. Dichos tratamientos son:

- Fotocoagulación con láser argón, cuyo fin último es crear cicatrices en las áreas de edema y favorecer el “secado” de las mismas.

- Inyecciones intraoculares repetidas de antiangiogénico (Lucentis®), con capacidad de disminuir la permeabilidad vascular, y por tanto la exudación de líquido. Dichas inyecciones han de ser aplicadas con una periodicidad mensual hasta conseguir la estabilización del cuadro. La instauración del tratamiento se realiza de forma ambulatoria, no requiriéndose ingreso del paciente, siendo la tasa de complicaciones extremadamente baja.

- Implante de liberación tardía de Dexametasona (Ozurdex®); la dexametasona actúa disminuyendo el edema generado por la propia obstrucción venosa, y dada la presentación en implante, la liberación del fármaco intraocular se produce aproximadamente durante 5 o 6 meses. Por lo tanto, el tratamiento puede llegar a estabilizar y mejorar la visión hasta durante 6 meses requiriéndose en ocasiones nuevos implantes pasado ese tiempo. La técnica de implante de Ozurdex® se realiza en un medio estéril (quirófano) con todas las garantías de asepsia que incluyen el uso de antibióticos previamente y después de la inyección del mismo. El tipo de anestesia empleado es local y no precisa ingreso hospitalario ni reposo de larga duración, aunque sí un protocolo de visitas en la consulta para controlar cualquier tipo de efecto adverso. Los resultados obtenidos en los pacientes en los que se aplica el tratamiento de forma precoz son mejores que en aquellos en los que se demora la intervención.

La elección de uno u otro tratamiento responde a criterios estrictamente médicos e incluso en ocasiones, nos vemos avocados al empleo de la combinación de varios de ellos dependiendo de la severidad del cuadro.

Otra de las complicaciones que presentan los pacientes con obstrucción vascular (en este caso tanto venosa como arterial) es la formación de los llamados neovasos, cuya intención primaria es la de suplir vascularmente el tejido retiniano que en ocasiones queda sin suficiente aporte de oxígeno tras el colapso vascular, pero que como consecuencia patológica pueden acarrear el incremento de la presión ocular, el sangrado e incluso el desprendimiento de la Retina, ya que estos vasos neoformados no tienen las características anatómicas adecuadas.

Uno de los tratamientos clásicos que se ha postulado de mayor utilidad en el tratamiento de esta última complicación es la aplicación de láser argón.

 

Obstrucción arterial de la retina:

La Obstrucción arterial produce así mismo una pérdida de agudeza visual indolora en segundos, que en ocasiones viene precedida de una pérdida transitoria de la visión.

El nivel de agudeza visual de los pacientes afectados es menor que los que presentan obstrucciones venosas, siendo también de peor pronóstico en cuanto a la capacidad de  recuperación visual.

Aunque existen discrepancias en cuanto a la utilidad de los tratamientos descritos para este síndrome, se aconseja acudir a la consulta del oftalmólogo ante la mínima sospecha de dicho cuadro ya que la intervención precoz en ocasiones puede conllevar un mejor pronóstico.

 

Conclusiones

En conclusión, podemos afirmar que las obstrucciones retinianas son una causa potencial de pérdida de agudeza visual severa, cuya incidencia se incrementa de la misma manera que lo hacen aquellas patologías que la predisponen, como la hipertensión arterial o el incremento del colesterol.

Los tratamientos actuales suponen un gran avance con respecto a las terapias previas de las que disponíamos, ya que en muchas ocasiones nos permiten estabilizar y minimizar las consecuencias de estos eventos vasculares.


Dr. Jesús Pareja Esteban

especialista en Polo Posterior

 

Artículos científicos relacionados

1. Hansen LL. In: Joussen AM, Gardner TW, Kirchhof B, Ryan SJ (eds.) Retinal Vascular Disease. Springer-Verlag, 2007: 443-466.
2. Ozurdex® Ficha Técnica. Julio 2010.
3. García Arumí, J. Patología Obstructiva e Isquémica de la Retina. En: Ruiz-Moreno JM, Arias-Barquet L. Manual de Retina SERV. Barcelona: Elsevier, 2013. P. 30-43.

Última actualización en Lunes, 12 de Agosto de 2013 14:09
 

puedes seguirnos en::
Siguenos en Facebooksíguenos en YouTubesiguenos en TWITTER siguenos en nuestro canal de SlideShareSiguenos en Google+

web acreditada:

HONConduct232869_s Suscribimos
los Principios del
código HONcode. Compruébalo aquí.

Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Última modificación de la web: Viernes 24 Octubre 2014, a las 13:23

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra Politica de Cookies.

Acepto las cookies de esta web