Inicio La Visión Cataratas

Cirugía de cataratas
Dr Rementeria:: Cirugía de cataratas
video: El Dr. Laureano Álvarez-Rementería responde a las preguntas frecuentes sobre las cataratas
CATARATAS
1. Definición de catarata
2. Tratamiento de la catarata: cirugía
3. FAQ: Preguntas frecuentes sobre la catarata

 

 

 

Definición de catarata:

¿Qué es una catarata?

La catarata se define normalmente como la opacidad del cristalino. El cristalino es la lente natural del ojo, que normalmente es transparente.

Cuando el cristalino deja de ser transparente se llama catarata.

La catarata se produce con el paso de los años, de tal forma que podemos llegar a afirmar que todo el mundo, si vive lo suficiente, va a tener cataratas con la edad. Normalmente todas las personas mayores de 65 años tienen algún grado de catarata.

Evolución de la visión por una catarata

 

¿Todas las cataratas son iguales?

Pues no, hay muchos tipos aunque tres son los principales tipos de cataratas:

Catarata Cortical

Catarata cortical.

Lo que pierde transparencia es la corteza de la catarata. A veces los pacientes con este tipo de cataratas pueden tener visión doble pero sólo con el ojo de la catarata, no se trata de un estrabismo (bizco).

Catarata nuclear

Catarata nuclear.

Es la típica de la edad. Lo que ocurre es que se va endureciendo el núcleo del cristalino y va perdiendo transparencia.

Normalmente, este tipo de catarata induce miopía con lo que el paciente empieza de repente a ver mejor de cerca (los miopes ven bien de cerca) y se tiene que quitar las gafas para leer. La euforia inicial se pierde cuando el oftalmólogo nos dice que tenemos que operarnos de catarata.

Catarata subcapsular posterior

Catarata subcapsular posterior.

Pierde transparencia una zona que está pegada a la cápsula posterior del cristalino. Aparece en diabéticos, pacientes que han tomado muchos corticoides, inflamaciones intraoculares previas… Suele crear mucha distorsión de las imágenes, mucha pérdida de visión, una evolución más rápida de lo normal y fotofobia.

 

Tratamiento de la catarata:

Cirugía de la catarata

El único tratamiento posible de la catarata es la cirugía.

La técnica actual de la cirugía de catarata se realiza en dos partes:

La primera parte se realiza con un láser de femtosegundos que realiza las incisiones principal y secundaria, la capsulorrexis y la fragmentación del núcleo. Todo ello con el ojo cerrado con la precisión y rápidez del láser.

En una segunda parte el paciente pasa a quirófano donde el cirujano aspira el cristalino, con ayuda de ultrasonidos si la catarata es dura, e implanta la lente intraocular indicada en cada paciente.

+info: Cirugía de catarata con láser de femtosegundos

 

 

¿Qué tipos de cirugía de catarata existen?

- Cirugía de cristalino transparente:

Algunos pacientes se operan del cristalino sin tener cataratas. Esta cirugía se denomina “cirugía del cristalino transparente” y se realiza sobre todo en pacientes por encima de los 45 años que quieren quitarse las gafas de lejos, de cerca o ambas.

En estos pacientes, ya no se opera la miopía o la hipermetropía con láser como en los más jóvenes sino que se utiliza la cirugía del cristalino transparente que es casi idéntica a la de catarata solo que lo que se sustituye en la cirugía por una lente intraocular es un cristalino que todavía no se ha opacificado.

 

- Cirugía de la catarata:

Todos vamos a desarrollar catarata si vivimos lo suficiente. Esto quiere decir que la catarata es un proceso evolutivo irreversible que tiene una evolución diferente en cada individuo: hay personas que se operan con 50 años y otros con 100: cada uno lleva su ritmo.

Es por eso que muchas veces los oftalmólogos decimos al paciente que tiene un principio de catarata pero que iremos revisando la evolución para saber cuándo “está para operar”.

 

¿La Cirugía de catarata es urgente?

Como este texto va dirigido a personas que no son oftalmólogos, tenemos que decir que CASI NUNCA ES URGENTE. Aunque existen algunas rarísimas excepciones.

En general una catarata necesita años para desarrollarse así que no pasa nada por dejar que pasen unas semanas o incluso algún mes tras la indicación de la cirugía. Es verdad que el paciente va a ir viendo cada vez peor y que la única solución va a ser la cirugía pero, dentro de unos márgenes, se puede esperar.

Muchos pacientes tienen auténtico pánico a que les toquen los ojos y retrasan la cirugía todo lo que pueden. Esta es una práctica no recomendable porque es el oftalmólogo el que debe indicar la cirugía y sabemos que las cataratas más duras son más difíciles de operar y tienen más riesgo de complicaciones. Déjese aconsejar por los profesionales que nos dedicamos a esto.

 

¿Cuándo debo operarme de cataratas?

Visión borrosa por una catarata

Esta pregunta no es nada fácil de contestar. Responderla es todo un arte. La respuesta sería: cuando no esté ni demasiado dura ni demasiado blanda. Si es muy blanda, estamos hablando de un cristalino transparente, y si la catarata es muy dura, las cirugías son mucho más complicadas y con más riesgo de complicaciones.

En términos sencillos, la dureza de la catarata suele estar relacionada con la visión del paciente: si la catarata es muy blanda, normalmente el paciente ve muy bien, y si la catarata es muy dura, normalmente el paciente ve muy mal. En un punto intermedio es donde se encontraría un paciente candidato a cirugía: un paciente para el que los beneficios compensan a los riesgos.

Es cierto que hay muchos factores que pueden adelantar o retrasar la indicación:

1. La actividad del paciente: hay que operar antes a un piloto de avisción que a una persona que no requiera tan buena visión en sus actividades diarias.

2. La presencia de determinadas alteraciones que hacen que el ojo sea algo más débil:

- Pseudoexfoliación,
- Episodios previos de inflamaciones intraoculares,
- Enfermedades sistémicas,
- Alta miopía
- Cirugías oculares previas.

3. La experiencia y la personalidad del cirujano.

4. Asociación de otros procesos como:

- Glaucoma,
- Retinopatía diabética,
- Desprendimiento de retina asociado…

En la práctica, el paciente con catarata que “está para operar” nota que no ve bien de lejos y que por tanto tiene dificultad para ver los letreros de la televisión, para conducir de noche, para leer el periódico y para tantas otras actividades comunes. Normalmente, muchos de nuestros pacientes acuden a la consulta porque no les han renovado el carnet de conducir o porque en la óptica les han dicho que no pueden graduar bien sus gafas.

 

Pruebas pre-operatorias en la cirugía de catarata.

Pruebas preoperatoriasEn Clínica Rementería, las pruebas que realizamos a nuestros pacientes cuando diagnosticamos una catarata que “está para operar” son:

1. Exploración oftalmológica completa incluyendo el fondo de ojo.
2. Agudeza visual con y sin gafas.
3. Diámetro pupilar.
4. Topografía corneal. Ver la forma de la córnea y detectar astigmatismos.
5. Biometría o medidas del ojo para el cálculo de la lente intraocular.
6. Tomografía de coherencia óptica (OCT):

a. OCT Macular: para detectar pequeñas alteraciones de la córnea que pasan desapercibidas al ojo humano.
b. OCT Peripapilar: para detectar pequeños daños en el nervio óptico que puedan indicar que el paciente tiene glaucoma no diagnosticado.

7. Recuento de las células endoteliales.

Cómo tendremos que dilatar la pupila es recomendable que los pacientes no vengan conduciendo por el riesgo que supone volver a casa viendo borroso y con algo de deslumbramiento.

Ninguna de estas pruebas es cruenta y sólo se trata de “fotografías” de determinadas partes del ojo sin que supongan un riesgo para su ojo.

+info: Pruebas diagnósticas en oftalmología

 

¿Qué riesgos tiene la cirugía de catarata?

Casi todos los pacientes que se enfrentan a un consentimiento informado de cualquier cirugía dicen lo mismo:

¡MEJOR NO LEERLO, PORQUE SI LO LEO, NO ME OPERO!

Realmente, el consentimiento tiene una parte escrita y otra hablada con el médico.

Los oftalmólogos, cuando indicamos la cirugía de cataratas, tenemos en la mente todas las posibles complicaciones de la cirugía y en nuestra cabeza establecemos una balanza entre los RIESGOS y los BENEFICIOS. Cuando los beneficios superan a los riesgos, se indica la cirugía.

Una cirugía de catarata, como toda cirugía, tiene riesgos que su oftalmólogo conoce. Cuando indica la cirugía, es porque, en su caso particular, compensa. Antes de una cirugía debe leerse el consentimiento y aclarar las dudas con su médico:

Los riesgos principales de la cirugía de catarata son:

1. Los riesgos de la anestesia local son muy poco frecuentes: hemorragia retrobulbar, oclusión de la arteria central de la retina, lesión del nervio óptico, perforación ocular, depresión cardio-vascular y respiratoria, reacción tóxico-alérgica y otros según las condiciones de cada paciente.

2. Las más graves: hemorragia intraocular e infecciones intraoculares en menos del 0,4% de las cirugías.

3. Desprendimiento de retina.

4. Aumento de la presión intraocular.

5. Pérdida de la transparencia corneal.

6. Edema en la retina (edema macular)

7. Opacidad de la cápsula posterior (“la lente se ensucia”)

8. Deformidad de la pupila (la parte negra del ojo)

9. Dislocación de la lente intraocular en menos del 2% de los casos

10. Rotación de la lente intraocular en casos de lentes para el astigmatismo

Si la catarata es total, la falta de transparencia impide ver el estado de la retina y nervio óptico previo a la cirugía, por lo que el resultado de la cirugía dependería del estado de estas estructuras.

 


Dr. Laureano Alvarez-Rementería

especialista en Catarata y Polo Anteior

 

Última actualización en Jueves, 13 de Marzo de 2014 13:05
 

puedes seguirnos en::
Siguenos en Facebooksíguenos en YouTubesiguenos en TWITTER siguenos en nuestro canal de SlideShareSiguenos en Google+

web acreditada:

HONConduct232869_s Suscribimos
los Principios del
código HONcode. Compruébalo aquí.

Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Última modificación de la web: Martes 16 Septiembre 2014, a las 15:44

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra Politica de Cookies.

Acepto las cookies de esta web